Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
febrero 15 de 2019
NOTICIAS

La era de la influencia

En el marketing digital va en crecimiento la tendencia de utilizar personajes que cuentan con relevancia o cierta empatía.
#ColumnaDeOpinión - 2019 / 01 / 27

Por: Laura José Almazo Montenegro

Existe un boom de ascenso de individuos, otrora desconocidos, a personajes mimados en el planeta Redes Sociales. Exhiben productos, recomiendan lugares y actividades, publicitan, dan testimonio y suben cifras financieras de pequeñas, medianas y grandes empresas a la vez que aumentan el número de los adeptos a aplaudir sus vidas.

En el marketing digital va en crecimiento la tendencia de utilizar personajes que cuentan con relevancia o cierta empatía con comunidades virtuales, y los han convertido en algo así como “líderes de opinión” algunas con una muy fuerte y coherente voz, otros más desenfocados que tweet de borracho.

Son amos del tesoro más valorado en la era de la inmediatez de la información: FILTRAR. Estos duendes de la fábrica de los sueños se llaman INFLUENCIADORES DIGITALES. Se dedican a contagiar interés, crear necesidad, producir, difundir y destruir tendencias de consumo en cuestión de clicks.

¿Recuerdan que en los 90’ s se habló mucho de los mensajes subliminales en la publicidad?  Pues ya eso acabó, ahora todo es liminal, claro y directo y se han sumado, comediantes, atletas, actores y actrices, artistas, gente sin talento, esposas de y esposos de, hijos de e hijas de, que seguramente ni siquiera conocen lo que te ofrecen, pero si saben la rentabilidad de exhibirlo.

Recomendar de manera masiva debe conllevar cierta responsabilidad del emisor. Por algo las mamás siempre nos dicen: “a mí no me gusta recomendar a nadie” Más aún cuando se trata de productos dermatológicos, transacciones financieras, bienes de consumo que puedan implicar consecuencias negativas para los consumidores ingenuos si el producto resulta defectuoso.  Podemos estar frente a una nueva plaga de vendedores de Herbalifes que, en vez de malteadas, comercian con sueños: menos kilos, pieles perfectas, apartamentos de lujo, autos, y estilistas mágicos.

Se ha creado un nuevo nicho de mercado con un nuevo tipo de oferente e intermediarios que funcionan como asesores directos con un rostro más o menos conocido que te acercan a los detalles de algo que aún no sabes que anhelas. Lo que los mortales de a pie, debemos tener en cuenta- todos aquellos que no llegamos a los 1000 seguidores- es que gran parte de lo que vemos en las vidas de los influencer es irreal. Las vidas virtuales que nos muestran son retazos de su tiempo y la mayoría de cosas que nos recomiendan, no las conocen a fondo. Los influenciadores digitales deben reconocer el poder de un post, asumir la responsabilidad que tienen en sus manos y tratar de volcar ese crédito extra que tienen en acciones fructíferas no solo para sus cuentas bancarias. No les pedimos actos mesiánicos, ni que reemplacen al estado. Solo que aprovechen 5 de los 15 segundos de notoriedad que tienen para hacer llamados a la solidaridad, a cuidar el medio ambiente, proteger la fauna o cualquier pequeña causa que sume al mundo.

Los influencer son una evolución más modesta de las celebrities, que miden ingresos por número de seguidores y muchos pueden ser un gran ejemplo positivo y otros solo los puedo describir con una palabra: Nefastos. Así como hay malos y buenos maestros, malos y buenos padres, malos y buenos vecinos, también hay buenas y malas influencias. Por eso hay que tomar con pinza la inspiración y quienes la representan. escoger cuáles le aportan algo substancial a nuestras vidas y a las sociedades en las que vivimos y cuáles merecen una mordaza.

 

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros