Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
diciembre 11 de 2018
NOTICIAS

Canibalismo local o ¿divide y reinaras?

"Es descabellado, que existan voces que pretendan culpar folclóricamente a dirigentes políticos Guajiros"
Departamento - 2018 / 11 / 19

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la posición de www.guajirapress.com

Por: Mario Alfonso Puello - Periodista

Resulta sorprendente, por lo descabellado, que existan voces que pretendan culpar folclóricamente a dirigentes políticos Guajiros, de lo acontecido en relación con el Gobernador Wilmer González Brito, a quien la Corte Suprema de Justicia ha condenado, lamentablemente, a la pena de 10 años de prisión.

Se ha querido sembrar, en las mentes frágiles, aprovechando los distintos grados de entendimiento del ser humano, la idea de que existen uno o varios dirigentes Guajiros con la “malévola capacidad” de manipular, al más alto nivel, las decisiones de la Fiscalía General de la Nación y de la Sala Penal de la Corte Suprema, en donde las decisiones se adoptan por la mayoría de los magistrados, para definir la culpabilidad o inocencia.

Aceptando, hipotéticamente, que la Corte es susceptible de manipulación, nada más ilógico y absurdo sugerir que son los dirigentes políticos Guajiros los que ostentan esa posibilidad, por encima de cualquier otro personaje público de Colombia. ¿Cómo podría explicarse que Roberto Prieto, Gerente de las dos campañas presidenciales de Santos, ¿hubiera sido procesado y encarcelado? ¿O que nadie en Colombia haya logrado impedir la captura y probable condena de los que en su momento eran considerados como los más importantes barones electorales: Mussa y Ñoño Elías?

Engorroso sería enumerar a todos los involucrados en la Parapolítica que resultaron condenados. Personajes de todos los partidos y de todos los Departamentos se enlistarían; figurarían más de 60 congresistas y ex gobernadores, incluidos senadores de nuestros Departamentos vecinos, así como familiares del Presidente de la época. ¿Cómo olvidar el episodio de Agro Ingreso seguro o de la Yidis Política que implicó la condena por parte de la Corte de dos exministros y una representante?

Si hablamos de la contratación estatal, nos encontramos, por ejemplo, connotados casos como los de Odebrecht, PAE, Reficar, Saludcoop, Cartel de la hemofilia y Cartel de la contratación de Bogotá en donde se condenó a los hermanos Moreno y se procesó a más de 100 personas. 

Hoy vemos que, recientemente, contra reconocidas personas en el ámbito comercial y político, como el Senador Arturo Char, se ha solicitado investigación ante la Sala Penal de la Corte, y la Senadora Aida Merlano esta encarcelada enfrentando un proceso por delitos electorales, en el cual también se ha incluido al influyente comerciante Barranquillero Julio Gerlein.

Según las irresponsables y canibalescas versiones, ustedes, amigos guajiros, estarán pensando lo mismo que yo en estos momentos: Que los personajes Guajiros que dizque “dominan” a la Sala Penal de la Corte, son los “más influyentes” de Colombia, como quiera que son los que tienen la potencialidad de direccionar las decisiones penales importantes.

Recordemos que estamos hablando de la máxima expresión penal de Colombia. Desde hace varios años sus magistrados, para conceder citas, exigen el diligenciamiento previo de la solicitud; no se atreven a compartir un acostumbrado tinto, para evitar situaciones como las acontecidas con el caso Pretelt y así prevenirse de situaciones suspicaces o chuzaditas incriminantes.

Si fuese cierto lo de la manipulación y el canibalismo, nos encontraríamos ante la comisión de graves delitos, y por ello, estaríamos frente a una alternativa con la que podría contar nuestro Gobernador, al presentarse un tráfico de influencias o de dinero para lograr que se le condenase, por lo que es aconsejable que los amigos que tengan algún indicio sobre el particular, por inútil que pareciere, se lo suministren a los organismos investigativos. Ese es el camino razonable, no el de perder el tiempo señalando culpables sin fundamento alguno y creando cizañas, deteriorando el poco tejido existente en la dirigencia política local.

Los Guajiros no podemos segur incursionando en la injusticia de formular premeditada y alegremente falsas imputaciones a otros, apoyándonos en la facilidad de comunicación de las redes sociales, lo que induce a una prevención general, para no hacer eco o servir de idiota útil a rumores malintencionados. Ya está bueno de divisionismos, sentémonos a concertar, seria y planificadamente, el hoy incierto futuro de La Guajira. ¿Por qué no pensamos que desde Bogotá existe el turbio interés de que los guajiros permanezcamos divididos?

Un abrazo y Conéctate.

 

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros