Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
noviembre 13 de 2018
NOTICIAS

Crece el miedo el EE. UU. ante envío de paquetes bomba

Paquetes bombas enviados a la CNN e importantes figuras de la oposición demócrata encendió las alarmas antiterroristas.
Mundo - 2018 / 10 / 25

Un clima de miedo, violencia e intolerancia crece en los Estados Unidos, a pocos días de las elecciones legislativas. El envío de una serie de paquetes bomba a la CNN e importantes figuras de la oposición demócrata -entre ellos Hillary Clinton y Barack Obama- fue calificado como un “acto de terrorismo” por las autoridades y causó profunda alarma al punto que el presidente Donald Trump salió a repudiar la violencia y a llamar a la unidad.

El primero en recibir un paquete explosivo fue el multimillonario George Soros, quien el lunes detectó en su casa de Nueva York el envío de una bomba casera que no llegó a explotar. El magnate, un fuerte crítico de Trump, se ha convertido en blanco favorito de grupos de derecha que critican su apoyo a causas progresistas.

Luego, Hillary y Bill Clinton recibieron a última hora del martes otro correo sospechoso en su casa de Chappaqqua, en el estado de Nueva York, que fue interceptado por el servicio secreto que protege la residencia. El ex presidente estaba en la casa, mientras que la ex candidata participaba en un acto en Florida.  El Servicio Secreto también interceptó la mañana de este miércoles un paquete similar dirigido a la residencia del ex presidente Barack Obama en Washington. “Hemos iniciado una investigación penal”, anunció Mason Brayman, agente especial a cargo de la seguridad del ex mandatario.

Más tarde, el Departamento de Policía de Nueva York tuvo que desalojar la sede de la cadena CNN en el rascacielos Time Warner. Ahí se interceptó un paquete dirigido a John Brennan, ex jefe de la CIA. Los empleados y el centro comercial del edificio fueron evacuados durante varias horas como medida de precaución, mientras la transmisión en vivo de la cadena se corría a los estudios de Washington. Los sobres contenían un pequeño tubo taponado por los extremos con, supuestamente, material explosivo en el interior.

En medio de una ola de paranoia e informaciones y posteriores desmentidas, más tarde se difundió que el ex Secretario de Justicia de Obama, Eric Holder, también había recibido un paquete sospechoso, así como la legisladora demócrata californiana Maxine Waters y la congresista Debbie Wasserman Shultz, todos fuertes críticos de Trump. Nadie se atribuyó los paquetes.

“Es un acto de terror dirigido a minar nuestras libertades”, declaró en rueda de prensa el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. “No podemos dejar que los terroristas nos intimiden”. “Este es el mundo en el que vivimos”, añadió el gobernador neoyorquino Andrew Cuomo, y resaltó que “el terrorismo solo funciona si se le permite”.

Los incidentes tienen lugar en la recta final de la campaña de las legislativas del 6 de noviembre, en las que el Partido Republicano se juega conservar el dominio del Senado y la Cámara de Representantes. Si bien Trump no es candidato a nada, él ha instalado a estas elecciones como un plebiscito de su gestión y viaja por todo el país como si él mismo se postulara. El tono de la campaña se ha endurecido en las últimas semanas, en las que el presidente ha arremetido contra los demócratas, llegando a acusarlos de ser los responsables de la caravana de migrantes que recorre estos días México en dirección a la frontera con Estados Unidos. Además, en los últimos meses el mandatario ha recrudecido la guerra personal que libra con la prensa crítica, en particular contra la CNN.

Hillary, rival de Trump en las elecciones de 2016, declaró que estaba “muy preocupada” por el paquete que recibió. “Es un momento de gran división, hay que hacer todo lo posible para volver a unir a nuestro país. También tenemos que elegir candidatos que hagan lo mismo”, apuntó con la mirada en las elecciones.

Trump reaccionó con bastante premura. Y ante las críticas de quienes lo acusan de envalentonar a los extremistas de derecha y tolerar la violencia, hizo un llamado a la unidad.

“En estos momentos, tenemos que unirnos y enviar un mensaje muy claro y contundente de que los actos de violencia política de cualquier tipo no tienen lugar en Estados Unidos”, dijo. “Estamos extremadamente enojados, molestos, descontentos por lo que vimos esta mañana, y llegaremos al fondo de esto”, agregó.

#TomadoDeElClarin

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros