Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
diciembre 12 de 2018
NOTICIAS

“Pepe” sin Contraloría, lecciones de una derrota

"Pepe, de seguro llegará a un alto cargo en el actual gobierno, pero el futuro le impone, al menos, atenuar el odio"
Por: Abel Medina Sierra - 2018 / 08 / 24

Los guajiros nos quedamos con los crespos hechos. Las condiciones parecían altamente favorables para que el samario, de familia y mucho arraigo en Villanueva, José Félix Lafaurie, más conocido en la tierra de Santo Tomás como “Pepe”, se erigiera como nuevo contralor general de la república.  Tenía el guiño   del llamado por el mismo presidente Duque como “presidente eterno”, Álvaro Uribe Vélez. Era el candidato del partido de gobierno el cual, para llevar a Iván Duque a la presidencia, tejió una “sólida” alianza con los partidos mayoritarios como Cambio Radical, Liberal, Conservador y de la U. El actual presidente de Fedegán también es el esposo de la hoy muy influyente senadora María Fernanda Cabal, quien recibió recientemente y por vía jurídica, el beneficio de no inhabilitar a su esposo para acceder al cargo de contralor, es decir, ése que se pensaba que era el principal obstáculo en la carrera hacia ese alto cargo, también estaba hábil y estratégicamente calculado para evitarlo.

Lo cierto es que lo que en un momento los medios dieron como seguro e impajaritable, con los días se fue desinflando y no precisamente porque Uribe haya declinado en su respaldo al máximo representante del gremio ganadero del país. Pero, el lunes 19 de agosto selló una aplastante y poco digna derrota para este conservador pues quien resultó a la postre ganador, Felipe Córdoba, obtuvo 203 de 248 votos en el Congreso. ¿Qué pasó que en pocos días se le “embolató” a Lafaurie un cargo con el cual el gobierno de turno le devolvía su gesta como alfil de oposición y el apoyo decidido de su gremio a la aspiración de Iván Duque? ¿Qué aristas no pudo tener en cuenta Uribe, Pepe y los miembros del partido conservador del que proviene y del Centro Democrático en sus cálculos políticos?

Esta primera medición de fuerzas, representó también la primera derrota parlamentaria del gobierno entrante, lo que muchos ven como una manera de bajarle los humos al triunfalismo revanchista tan manifiesto en la reunión de uribistas para festejar la toma de posesión de Duque. Otros analistas coinciden que también deja entrever que el gobierno no tiene nada seguro en términos de una coalición mayoritaria lo que pondría en riesgo su agenda de reformas. Otra cosa que deja seguro es que no siempre “el que diga Uribe” tiene garantizada la vía expedita y eso ocurrió con nuestro paisano Pepe.

Pero además de haber sido víctima de este primer round para medir pesos entre las fuerzas cercanas a Santos y las de Uribe, Lafaurie pagó un alto precio por sus posturas radicales, sesgadas ideológicamente y colmadas de revancha.  Su insistencia por llegar a la Contraloría es vista por muchos, como una manera de cobrar venganza de su más enconado enemigo público: Edgardo Maya Villazón, enemistados desde que ambos eran funcionarios públicos en el vecino Cesar. De Llegar Pepe, iba a rodar toda cabeza que oliera a Maya, revertir decisiones, administrar con el retrovisor y ese fue el primer baldado contra su aspiración. Tampoco le ayuda su esposa, María Fernanda Cabal, más famosa por sus frases inquisidoras y salidas de tono, que por sus logros parlamentarios.

Por otra parte, quien haya leído las columnas y escuchado las opiniones del samario-villanuevero durante el gobierno de Santos, lo perfila como un opositor a ultranza, un radical defensor de los principios más retardatariamente conservadores quien nunca bajó de corrupto y negligente a todos los santistas. Hoy está viendo que usó tanta dinamita en esa oposición irreflexiva, que terminó dañando su aspiración. Uno no puede tratar tan mal a unos políticos y luego salir a pedirles su apoyo; ese mismo Vargas Lleras, Benedetti, Roy Barreras, Cristo y otros contra los que destiló tanto odio en sus columnas, le pasaron cuenta de cobro y esa es la lección que debe aprender Lafaurie. Para ser Contralor requería más que el guiño de Uribe (el del presidente y la vicepresidenta nunca lo tuvo explícitamente), se necesitaba de inteligencia política y esa implica más mesura y tacto en lo que se opina.        

Pepe, de seguro llegará a un alto cargo en el actual gobierno, pero el futuro le impone, al menos, atenuar el odio.  

 

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros