Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
agosto 22 de 2019
NOTICIAS

Tras los pasos del buen periodismo

“Cuando se trata de medios de comunicación hay que tener en cuenta que el daño social por una injuria o una calumnia es mucho mayor”
Por: Weildler Guerra Curvelo - 2018 / 05 / 08

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la posición de www.guajirapress.com

El 23 de abril pasado el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa dijo durante una entrevista a la revista Semana una frase tan oportuna como certera:

“Jamás la mentira había tenido tanto prestigio”. En ese mismo sentido, en un seminario organizado en Nueva York por el Instituto Cervantes, el Presidente del prestigioso diario español El País afirmó:

“La línea que separa la verdad de la mentira se hace con las redes sociales cada vez más líquida, y eso está creando un ecosistema en el que el ciudadano no es capaz de distinguir la realidad de la ficción”.

Otro ilustre invitado declaró que “Vivimos hoy en una especie de ciénaga digital en la que es muy difícil que el ciudadano pueda distinguir entre la información veraz de aquella que no lo es y la intoxicación”.

Estas no son disquisiciones teóricas pues la situación arriba mencionada afecta de manera tangible los derechos fundamentales de individuos concretos en una sociedad especifica como la del Departamento de La Guajira. En el día de ayer en el periódico digital LaGuajirahoy.com se expresaba una natural preocupación de diversos periodistas del departamento por la libertad de expresión y los obstáculos que pudieran limitarla en nuestro territorio.

Como columnista que ha ejercido esa actividad durante casi dos décadas en reconocidos medios de comunicación de carácter nacional y regional puedo comprender y unirme a esta preocupación. Como ciudadano y como servidor público debo, sin embargo, recordar que la libertad de información no puede ser absoluta. La libre transmisión de información, puede, en ocasiones, lesionar bienes jurídicos valiosos como la honra, la intimidad y el buen nombre de las personas.

Un reconocido jurista y columnista como Ramiro Bejarano en un seminario de la Fundación Para la Libertad de Prensa (FLIP) sobre injuria y calumnia declaró

“Cuando se trata de medios de comunicación hay que tener en cuenta que el daño social por una injuria o una calumnia es mucho mayor. Estos delitos tutelan bienes jurídicos de mucha importancia: por una parte, el derecho a la honra y al buen nombre individual de la persona afectada y, por el otro, la información veraz y objetiva. Cuando un periodista sabe que va a decir algo que injuria a una persona o va a imputar un delito, y lo hace delante de los medios de comunicación, no sólo daña a la persona, también falta a su deber de suministrar información objetiva y veraz”.

El pasado 16 de abril el periódico digital LaGuajiraHoy.com publicó un artículo que contenía afirmaciones deshonrosas e irónicas contra quien esto escribe y contra funcionarios de la Gerencia de la Contraloría Nacional, seccional Guajira, en la que se citaba una declaración del contador público Jeison Bermúdez Benjumea quien “sospechaba que podría haber una manguala entre entidades del Estado en el departamento de La Guajira, que estarían cuidándole la espalda al gobernador de ese entonces, Weildler Guerra Cúrvelo, un hombre probo que por ningún motivo podría estar inmerso en escándalos de corrupción”.

Curiosamente el funcionario señalado y el suscrito no fueron entrevistados por LaGuajiraHoy.com violando un insoslayable principio del buen periodismo: el equilibrio en la información. Los códigos de ética del periodismo se pronuncian contra esta práctica en casi todos los países democráticos. Para dar un ejemplo, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) contempla en su artículo 13 “el periodista deberá contrastar las fuentes de las informaciones que difunde y dará la oportunidad a la persona afectada de ofrecer su propia versión de los hechos”. No hacerlo es sesgar la información con el fin de perjudicar o acallar a una de las partes. Hasta el cansancio ha dicho el gran maestro Germán Castro Caycedo que el buen periodismo tiene dos pilares: precisión y equilibrio.

No conforme con este titular, el 23 de abril el citado periódico digital tituló “Tres juzgados tras los pasos de la Secretaria de Asunto Indígenas”. En la portada se fijaban las fotografías de la Secretaria y la mía para mostrar asociación o complicidad y, se afirmaba: “Es complicada la situación de la Secretaria de Asuntos Indígenas del Departamento, Xiomara Cúrvelo Ipuana, si insiste en cuidarle la espalda a su tío, al exgobernador Weildler Guerra Cúrvelo…La razón, la funcionaria no quiere suministrar copias de los soportes de 11 contratos que realizó su dependencia en la administración de Guerra Cúrvelo.” El titular embaucador y alarmista parecía surgido de un antiguo western o de una mala novela policiaca. Es evidente que buscaba causar una afectación reputacional profunda e insubsanable a mi nombre y al de la citada funcionaria.

En realidad se trataba de un “refrito” del contador público Jeison Bermúdez Benjumea quien desde el primer semestre de 2017 efectúa acciones jurídicas temerarias, injuriosas y reiterativas ante instancias judiciales, órganos de control y medios de comunicación del país al servicio de causas e intereses no identificados. Al presentar la misma petición ante tres juzgados distintos con el mismo objetivo causa el desgaste del aparato de justicia.

Esta profesión tiene un código de ética riguroso en Colombia. El Contador Público deberá mantener incólume su integridad moral en el ejercicio profesional, de él se espera: rectitud, probidad, honestidad, dignidad y sinceridad en toda circunstancia. Sobre esos hechos el juzgado cuarto penal de Riohacha ya se pronunció el pasado 27 de abril y declaró “no existe desacato de parte de la entidad Secretaria de Asuntos Indígenas de la Gobernación de La Guajira representada por Xiomara Curvelo Ipuana o quien haga sus veces. En consecuencia, se abstiene de imponer la sanción prevista por la ley por haber operado el principio de hecho superado”.

El periódico LaGuajiraHoy.com, que hizo un gran despliegue con la acusación inicial, deliberadamente omitió publicar esta decision judicial. Al ignorar la información procedente de todos los actores involucrados en los acontecimientos se presenta al público una visión sumamente limitada, sesgada y unilateral de los hechos, lo que influye en la toma de decisiones y los juicios de los ciudadanos.

Quien esto escribe no tiene patrimonio más preciado que su buen nombre y como ciudadano tengo pleno derecho a ejercer mi defensa. En consecuencia, solicito al Señor Clímaco Rojas Atencio, director de Noticias de LaGuajiraHoy.com, que allegue las pruebas que posee para realizar estas afirmaciones deshonrosas que afectan mi buen nombre y el de otros funcionarios. De no tener dichas pruebas exijo que haga una clara, justa y oportuna rectificación de la información presentada por el medio a su cargo pues, como lo considera el código de la CPB, “es obligación del periodista y del medio rectificar inmediata y adecuadamente las informaciones inexactas, erróneas, falsas o incompletas, así no se haya exigido aclaración por parte del perjudicado”.

Es imperativo trabajar conjuntamente por un buen periodismo en Colombia y en el territorio guajiro acatando los cinco principios de la Red de Periodismo:

Ético (EJN): Verdad y Precisión, Independencia, Equidad e Imparcialidad, Humanidad y Responsabilidad. En ese sentido Ramiro Bejarano ha dicho “Es clave poder diferenciar entre informar y opinar. En el primer caso, el periodista se compromete con la objetividad.

Tiene que ser veraz. En el segundo, está amparado por el derecho de opinar, pero debe basarse en los hechos” No se debe considerar como fuente legitima de información la propia capacidad de adivinación, el chisme o la suposición tendenciosa. Hechos deplorables como este tampoco deben comprometer el buen trabajo de la mayoría de los periodistas y, por extensión, no deberían salpicar al resto de la profesión.

 

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros