Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
mayo 22 de 2018
NOTICIAS

El “Chacho” de la película política en La Guajira

En la escena política de La Guajira, hoy cobra una triste celebridad un “Chacho”
Por: Abel Medina Sierra - 2018 / 01 / 09

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la posición de www.guajirapress.com

 

Desde la deslumbrante magia del cine que nos colonizó con sus Western con vaqueros empistolados y a caballo como Ringo, Django y Sartana; la versión mexicana con sus charros y sus rancheras, el imaginario de “El chacho de la película” se quedó entre nosotros. Se ha asociado con la valentía, el arrojo, la protección  de los más débiles y la lealtad. El protagonista de todo relato épico debía ser un “chacho” y se asociaba con el bien, mientras el antagonista representaba el mal. Todo esto vino a patasarribearse desde la literatura con la irrupción del anti- héroe como nuevo paradigma y protagonista  de la ficción.

En la escena política de La Guajira, hoy cobra una triste celebridad un “Chacho” que justo representa los valores del anti- héroe lo que para muchos quiere decir, que de Chacho, tiene muy poco. Ha sido el político que más ha sido mencionado en los corros políticos en estos días, pero no precisamente por sus grandes ejecutorias, su liderazgo o su vocación de servicio. Ha sido por sus recurrentes malabares que lo hacen comparar con la “Marimonda” de  Romualdo Brito, aquella “que se baja de un palo y se sube en el otro”.

Se trata de Hearnealdo Brito Durán, más conocido como “Chacho” Brito, máximo  jefe político de Distracción, donde ha sido alcalde en el despacho y en la sombra. “Chacho” se ha hecho notorio en estos días por su renuncia a una lista liberal. Las razones de su retiro dan risa y estupor: se había inscrito también en otra lista y de pronto se siente enfermo para una campaña.

Además de dejar cojeando  la lista que integraba, abandona el movimiento Juventudes Liberales  desde donde se dio a conocer bajo la mentoría de su pariente, el representante  Antenor Durán Carrillo. Pero la recuperación de su salud fue tan milagrosa que a los pocos días comenzó a recorrer el departamento para negociar sus votos al mejor postor.

Por unos días se acotejó bajo la sombra protectora de Tina Soto y comenzó a cantar las bondades de esta candidata por toda La Guajira. No pasaron muchos días cuando ya se rumoraba que estaba en “negociaciones” con Karen Cerchar y hasta con la lista de la que se había retirado. De pronto, el Chacho de la vergonzosa película da un salto y termina en las huestes de Alfredo Deluque  y su lista a la cámara. En un acto “sabia iluminación”, este Cantinflas de  la comedia política guajira encuentra “coincidencias ideológicas” con la casa Deluque y se lleva su costal de votos para esa lista. Faltan dos meses para las votaciones, nada raro sería que este “vaquero” agile su caballo para un árbol que le dé más sombra.

Me cuentan que no es la primera vez que este Chacho deja mal herida una lista, tampoco que cambie de bando de un día para otro dejando el honor de la palabra y la lealtad en el fango. Este tipo de personajes sin escrúpulos, sin una pizca de coherencia ideológica ni de seriedad son los que hacen de nuestra clase dirigente un circo de los más baratos y putrefactos. Lo peor de todo, es que Chacho y sus seguidores se arrogan en estos días de ser “los más apetecidos” del mercado pre- electoral de La Guajira.

Vergüenza es lo que deben tener los habitantes de Distracción que por años han erigido a  este bufón como su cacique electoral. Vergüenza deben sentir los concejales de Maicao y  otros municipios, de quien me dicen, le recibieron varios millones de pesos para “ponerles sus votos” a “Chacho” y que cada semana  reciben un recado que les cambia el destinatario de los voticos.

La pregunta que uno se hace es, ¿esos votos de Chacho son tan pusilánimes que se endosan así de fácil de una lista para otra como salta Brito Durán de un palo para el otro? ¿Qué confianza le puede generar a un candidato una alianza con un personaje de palabra tan sólida como el algodón de azúcar? Si de este circo de “Chacho”, algo me alegra es que ya no existe el riesgo que llegue a ser nuestro representante en el Congreso de la República. 

  

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros