Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
febrero 15 de 2019
NOTICIAS

Venezuela vive ahora ‘La Guerra del Pan’

El malestar ciudadano se incrementó después de que el gobierno cerrara y expropiara dos panaderías en Caracas.
Mundo - 2017 / 03 / 18

El gobierno de Venezuela expropió esta semana dos panaderías en la capital, Caracas, supuestamente por la "guerra del pan", un complot para inducir la escasez del producto y causar malestar en la población, indicó el presidente Nicolás Maduro en su último programa.

La Superintendencia de Precios Justos (SUNDDE) se encargó de clausurar los dos establecimientos que ahora estarán en manos de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), grupos comunales que distribuyen alimentos a precios subsidiados en zonas populares, así lo informó el superintendente para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, William Contreras.

Contreras justificó la acción, tras acusar a los dueños de las panaderías de de cobrar las barras de pan por encima del precio, acorde a su peso, establecido por el gobierno.

"Tienen producción continua, pero ¿cuál es la primera novedad? Que el pan canilla (barra de pan) debe pesar 180 gramos. Estos señores lo procesan en 140 gramos y lo cobran como de 180", denunció en el diario de línea oficialista Ciudad Caracas.

Según explicó el mismo Maduro, el objetivo de las inspecciones a las panaderías en Venezuela es garantizar que el 90% de la harina de trigo que los panaderos compran al gobierno -que monopoliza con un férreo control de cambio las divisas para importar alimentos- se use en barras de pan, en lugar de otros productos como pasteles y tortas, y que estén disponibles a toda hora.

El último precio fijado para la barra de pan es de 250 bolívares (0.35 dólares a la tasa oficial más alta); sin embargo, en la calle se consigue hasta en 900 bolívares (1.2 dólares).

El gobierno tiene en vigencia un control de precios para alimentos básicos, pero los productores denuncian que los precios establecidos son inferiores a los costos de producción.

Este viernes las personas que acostumbraban hacer las colas para comprar pan es uno de los sitios manifestaron su descontento, pues el comercio ubicado en la avenida Baralt de la capital venezolana está ocupado desde hace tres días por funcionarios de la SUNDDE y el CLAP e incluso colectivos, según denuncias de los trabajadores y de la comunidad, reseña una publicación del diario venezolano El Nacional.

José Matías, uno de los residentes de la zona, aseguró que anoche llegaron unos colectivos armados al sitio y amenazaron a quienes se encontraban frente al local, que ahora se llama "Minka" y muestra una nueva fachada.

“No hay pan porque se está haciendo aseo”, dijo una persona de la junta interventora frente al negocio. Sin embargo, minutos después extrajeron varios sacos con canillas, los subieron a un vehículo particular y se los llevaron, lo que avivó el disgusto de los ciudadanos.

“Ellos lo que están haciendo es comiéndose toda la mercancía. Se llevan los panes en camiones”, denunció Ramona Morillo, empleada del sitio.

Según el periódico,  el resto de ciudadanos comunes que estaban esperando por pan criticaron la medida. Aseguran que aunque antes se hacía cola, distribuían pan dos o tres veces al día. Coincidieron en que si había irregularidades lo recomendable era aplicar una multa y dejar una advertencia, pero no quitarles los negocios a quienes tienen años dedicándose a la labor.

 

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros