Logo
Facebook Twitter Youtube Instagram
abril 01 de 2020
NOTICIAS

El cerco de Fabio

“Riohacha somos pocos” y no  era su momento para gobernar.   
Riohacha - 2016 / 11 / 28

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la posición de www.guajirapress.com      

Por: Angel Roys Mejia @Riohachaposible

Conocidos los resultados de las elecciones atípicas para gobernación de La Guajira queda difícil no pensar en el complicado panorama político que le depara al distrito. En primer lugar, la coalición mayoritaria del cabildo que respaldo al gobernador electo, con su decisión de contrariar al alcalde llenaron su tanque de oxigeno para seguir oponiéndose a la agenda del mandatario, especialmente cuando sus decisiones muestran improvisación y desatino. En segundo lugar, al ceder espacio en la interlocución con el gobierno central al tomar distancia del parlamentario Alfredo Deluque, único dirigente con credencial actual que le habla al oído al presidente.

Los resultados que condenan a Fuerza Viva, iniciativa política del alcalde que se erige sobre el símbolo naranja que tiene además, la tutela del rector de la Universidad y que empaquetó 32 mil votos en las elecciones de 2015, no alcanzó siquiera la mitad de esos sufragios en el encomioso apoyo que orientaron a la campaña de Tico Gómez en las atípicas a gobernación. Resultados que confirman el cerco que se cierne sobre el alcalde y que ajusta la maniobra política del mandatario en cuya estabilidad del gabinete actual se confirma que la responsabilidad integra del fracaso político en Riohacha es suya. A pesar de la prudente salida del secretario de salud, que como buen medico prefirió seguir salvando vidas que quedarse a esperar el deceso de un paciente terminal. 

Así las cosas el billón de pesos de presupuesto público que tendrá el distrito para los 4 años es probable que se esfume en una agenda de gobierno etérea, frustrando temas neuralgicos como el déficit de vivienda, el colapso del transporte público, la optimización del sistema de acueducto y alcantarillado y la generación de oportunidades productivas para los riohacheros entre otros temas.  

Por su parte, el Plan de Desarrollo “Riohacha incluyente y sostenible” que convocó en su elaboración a más de 3 mil ciudadanos en 36 mesas de trabajo en espacios rurales y urbanos y cuyas principales apuestas son el turismo, la educación, la empleabilidad y la gestión del agua aun no despega. Si Cien años de soledad es un vallenato de 400 paginas, el plan de desarrollo distrital es un ditirambo a la negligencia de 300 folios.

Al revisar su letra y contenido en lo que va corrido de este año no se pellizcan siquiera las metas de los ejes estratégicos propuestos. En el programa Seguridad y Convivencia para la paz se plantean unos resultados mínimos en reducción de robos, homicidios, extorsiones y en desmantelar puntos de microtráfico; en restablecimiento del orden y del espacio público incluyente, se agendó como propuesta la recuperación de 3 mil metros cuadrados invadidos y la formulación de una política para el manejo del espacio publico y uno de los programas mas ambiciosos incluidos en el documento denominado Riohacha Indígena, al descabezar a la primera dama, también perdió protagonismo en el discurso programático. Lo anterior por citar solo unos puntos del Plan de Desarrollo que esperan que el alcalde empiece a tomar decisiones.  

Mal le vendría al Distrito de Riohacha en el estreno de su condición administrativa que como consecuencia negativa de la gestión del plan de gobierno propuesto se insinúe un proceso revocatorio de mandato motivado por el creciente descontento en la opinión publica discursiva. Fabio, cuyo principal capital es la soberbia, en menos de un año ya confirma que en su modelo “Riohacha somos pocos” y no  era su momento para gobernar.   

 

COMENTARIOS
INFORME ESPECIAL

                                 

Publicidad
RSS

Visita nuestro canal de Youtube.

Suscribirse al Canal
Pauta con Nosotros